RESUMEN
SINTOMAS

Los síntomas fundamentales de la displasia son el dolor y la claudicación.

Clínicamente además de los signos de dolor, se observa atrofia muscular por la disminución de la función de los grupos musculares.

Hay evidentes cambios de conducta, que se expresan con agresividad.

Hay dificultad de movimientos, tales como subir y bajar escaleras, sillones, camas etc. Los ejemplares adoptan una actitud antálgica. Es decir, desplazan su centro de gravedad en oposición a la zona afectada.


Descargar Video MOV 770kb
Atrofia muscular - Actitud antálgica

La displasia coxofemoral puede pasar mucho tiempo en forma inadvertida para los propietarios del ejemplar, y manifestarse en forma aguda, repentina, o ser progresiva, o intermitente acompañando las inclemencias o cambios del tiempo o excesos en la movimentación.

Con el perro en movimiento (ver video), se evidencia que arrastra el pie afectado, puede observarse la posición del rabo, el cual llega a arrastrarlo, demostrando así la dificultad de movimiento debido al dolor.

Clínicamente comprobamos el desgaste de las uñas en forma excesiva, y pueden existir erosiones y heridas en la parte dorsal del pie.

Descargar Video MOV 1.4Mb
Perro en movimiento
   
Español English
CV Dra. M.Durán