RESUMEN
CAUSAS

La causa es multifactorial de modo que están implicados elementos genéticos, ambientales y nutricionales que inciden en su determinación y gravedad.

Se considera una enfermedad hereditaria, no siendo congénita como ocurre en el hombre. Esto significa que la enfermedad  puede ser transmitida a los descendientes, pero no es común que se presente cuando el ejemplar nace, dado que se desarrolla durante la etapa del crecimiento, y desarrollo. No han sido identificados, el gen o los genes responsables.

La heredabilidad es considerada cuantitativa con variaciones continuas. Solo puede ser estimada con métodos de la genética poblacional.

Hay que tener en cuenta las condiciones ambientales de crianza.
En este punto incluimos la sanidad, controlando la carga parasitaria y las enfermedades que puedan debilitar el estado general de los cachorros.

La nutrición juega un papel primordial en el desarrollo de la enfermedad.
Vemos así que el exceso de peso, causado por un aumento de nutrientes, de proteínas, de energía, el incremento del calcio coadyuvan a la aparición de esta patología.

La sobrealimentación, estimula el crecimiento esquelético, la remodelación del hueso, y el aumento ponderal, en las razas con capacidad intrínseca para un crecimiento veloz.

La sobrenutrición provoca una desproporción entre el peso corporal y el crecimiento esquelético, que lleva a una sobrecarga a nivel de las estructuras esqueléticas.
Ejerce un efecto negativo tanto en los componentes articulares como también en su función biomecánica.

Esta combinación de rápido crecimiento y remodelado, debilita la región subcondral en su soporte de la superficie cartilaginosa. Se desarrolla una esponjosa subcondral osteopénica con debilidad biomecánica. Hay un sostén inadecuado para el cartílago articular. El incremento de la masa corporal ejerce fuerzas biomecánicas excesivas sobre el cartílago articular y fomenta disturbios secundarios en la nutrición, metabolismo y viabilidad condrocelular.

La nutrición de la madre gestada, participa en el desarrollo de la enfermedad articular. En los cachorros, desde los estadios previos al destete, y la fase de crecimiento, hasta aproximadamente los 8-9 meses son fundamentales para la integridad esquelética del adulto.

Hay evidencias que implican elementos específicos, como es el calcio. Las razas gigantes, pueden estar limitadas para enfrentar el exceso mineral como el del Ca. Y los resultados son un desarrollo óseo anormal y patología esquelética.

La excesiva ingesta de Ca se manifiesta en retardo en la maduración ósea, inhibición de la actividad osteoclástica y demora en la maduración cartilaginosa. La vit. C sería un posible contribuyente a la enfermedad. (No comprobado)

El manejo nutricional por si solo no seria suficiente para tratar las osteopatías evolutivas. Pero se puede prevenir optando por adecuadas dietas de nutrientes optimizados.

El exceso de ejercicio a edad muy temprana actúa en forma negativa a nivel articular así como el entrenamiento precoz.
El ejercicio indicado es la natación, ya que ejercita toda su musculatura sin soportar el peso del cuerpo.

   
Español English
CV Dra. M.Durán