Desde el 1º de Marzo de 2004

Regístrese al Boletín Electrónico de VET-UY

Hágalo Aquí

Visite nuestro Auspiciante

 ISSN 1688-2075

     de 2004    

  Sea Benefactor de VET-UY  |   Anuncie en VET-UY   |  Envíenos Artículos y Noticias


PORTADA


SERVICIOS

 Eventos 
CYBERBIBLIOTECA
(ARTÍCULOS)
 Animales Exóticos

Apicultura

Avances Tecnológicos

Avicultura

Bienestar Animal

Bovinos

Cerdos

Equinos

Formación y Estudio

Gestión Veterinaria

Laboratorio Veterinario

Ovinos

Pequeños Animales

Piscicultura

Producción Animal

Profesión Veterinaria

Salud Pública Veterinaria

Tec. de los Alimentos

DELIKATESSEN

Cocina Autóctona !!!

SERVICIOS DESTACADOS

Revisa tu correo !!!

Publicite en VET-UY

Boletín Electrónico

Antivirus

Comentarios

 

Manual de Anestesias y Cirugías del Bovino

Oscar J. Garnero y Oscar R. Perusia

Precio $U 650 (pesos uruguayos)

Por pedidos y consultas

clickee aquí»

ó a través de info@vet-uy.com

 

 

 

 

 

 

Agradecemos a: Americarne; Instituto Plan Agropecuaria; INTA Balcarse; IICA Saninet; IVIS; AUIQ; AAMeFe; FEDNA; ITEPA; EXOPOL; Oncologíaveterinaria.com; Producciónbovina.com; AMMVEPE; Veterinariosursf; Laboratorios Provet S.A.; por autorizarnos la reproducción parcial o total de sus artículos publicados en Internet.

 

Página web Asociada de

incluida en el Directorio de Recursos de Webs Veterinarias

Integrante de

Asociación de Publicaciones Digitales del Uruguay

 

 

 

 

Para ir al índice seleccione las banderillas

  Derrame Pericardico en Perros y Gatos.

Tachika Ohara, V. Y.

Alanís Calderón, L. J.

Hospital Veterinario U.N.A.M.

Fac. de Medicina Veterinaria y Zootecnia U.N.A.M.

Cd. Universitaria 04510

México, D.F.

622-5864, 65 y 66.

Se estima que la incidencia de las enfermedades del pericardio en perros y gatos es del 1% con respecto a todas las enfermedades cardiacas(6). El derrame pericárdico es la enfermedad pericárdica más común en los perros y los gatos(1,2,7), y resulta en una presión pericárdica incrementada  que puede llevar a tamponada cardiaca o pulso paradójico, por lo que subsecuentemente, el volumen latido, la presión arterial y el retorno venoso disminuyen, pudiéndose originar un shock cardiogénico que puede acarrear la muerte del paciente(2).

Anatomia y Fisiologia

El pericardio es una estructura en forma de saco que envuelve al corazón, y la entrada y  salida de los grandes vasos(8). Las funciones del pericardio son múltiples, fija al corazón dentro de la cavidad torácica,  lubrica la superficie epicárdica y es una barrera mecánica en contra de infecciones o metástasis(2,8). También ayuda a mantener las presiones hidrostáticas en el corazón, asegurando que ocurra una presión transmural diastólica final igual en los ventrículos, y favorece un acortamiento uniforme de las fibras cardiacas, para mantener una operación eficiente del mecanismo de Frank-Starling(2,8). El pericardio también evita la sobredilatación del corazón al tener paredes poco distensibles(2,8).

Causas de Derrame Pericardico

Las enfermedades del pericardio son raras, pero la más común de éstas es el derrame pericárdico(1,2). Pueden existir desórdenes congénitos del pericardio, como la agenesia parcial o completa, hernia diafragmática peritoneopericárdica por mal desarrollo embionario o por daño prenatal(2,4,6,7,8,9). Los machos se afectan más que las hembras en una proporción de 3:2, con mayor incidencia en Weimaraner y Collie (2). 

Las dos causas más comunes de derrame pericárdico adquirido en perros  son neoplasias (57-60%) e idiopáticas (19%) (1,2,6). Otras causas menos frecuentes son ruptura del atrio derecho, hemorragia, infección, uremia crónica, e insuficiencia cardiaca congestiva del lado derecho(2).

Las neoplasias que producen acumulación de líquido en el pericardio canino son hemangiosarcoma, tumores de la base del corazón y mesotelioma(1,2,6,7,10). Otro tumor reportado es el linfosarcoma(1,10). Se han reportado en perros mayores de 8 años de edad, machos, con una mayor presentación en el pastor alemán(1,2).

Los derrames percárdicos idiopáticos (benignos) incluyen un pequeño número (19 a 38%) de acumulaciones de líquido pericárdico hemorrágico, estéril y no inflamatorio, para el que se han descartado las otras posibilidades etiológicas(2). Histológicamente, el epicardio y el pericardio se ven engrosados y fibrosos con una inflamación leve(2). El derrame pericárdico idiopático ocurre principalmente en perros medianos o grandes (pastor alemán, cobrador dorado, gran danés y San Bernardo)(2). La edad de presentación varía entre 1 y 14 años, con un promedio de 6 años (2).

Aunque es poco frecuente, enfermedades infecciosas pueden llevar a derrame pericárdico en perros, como la tuberculosis, infecciones con Pasteurella multocida, Leptospira, Distemper, coccidia, Actinomyces y Nocardia(2,7).

La pericarditis urémica, aunque rara, también se ha reportado en perros. A pesar de que la fisiopatología exacta no se conoce, se cree que la exposición crónica a un exceso de metabolitos tóxicos del catabolismo protéico lleva a miocarditis y serositis epicárdica con la deposición subsecuente de fibrina, y extravasación de sangre o suero dentro de la cavidad pericárdica(2).

La insuficiencia cardiaca congestiva derecha se asocia en raras ocasiones con derrame pericárdico(2), y pueden detectarse pequeños volúmenes de derrame pericárdico transudativo por ecocardiografía.

En gatos, las causas reportadas de enfermedad pericárdica incluyen mesotelioma, linfosarcoma, cardiomiopatía, infecciones bacterianas, peritonitis infecciosa felina, criptococosis, uremia, coagulopatías e hipertiroidismo(2).

Fisiopatologia del Derrame Pericardico

El saco pericárdico es un tejido poco distensible, por lo que la consecuencia directa del acúmulo rápido de líquido dentro del pericardio resulta en un incremento de la presión intrapericárdica con la subsecuente compresión del corazón(2,6). Ocurre tamponada cardiaca cuando ésta compresión dificulta el llenado diastólico normal del corazón(1,2,4,7). Durante la hipovolemia, la tamponada cardiaca puede enmascararse. La severidad del aumento de la presión intrapericárdica depende del volumen absoluto del derrame, velocidad de acumulación del líquido, las características físicas del pericardio y el volumen intravascular circulante(2).

La presión intrapericárdica normalmente es cercana a la presión intrapleural (-3.8 a +3.8 mm Hg durante el ciclo respiratorio) y es menor que las presiones venosa central y diastólica intraventricular(2). La presión transmural del corazón es la diferencia entre la presión diastólica intracardiaca y la presión pericárdica(2). Si la presión intrapericárdica aumenta para alcanzar las presiones atrial y ventricular derechas, la presión transmural del lado derecho del corazón iguala un valor de 0. Esta situación se refiere como tamponada cardiaca.

Otro hallazgo significante en la fisiopatología del derrame pericárdico es el fenómeno del pulsus paradoxus, que se define como una caída inspiratoria de la presión sanguínea sistólica arterial de más de 10 mm Hg(2).

Aproximacion Diagnostica Al Derrame Pericardico

Ayudan una historia clínica detallada y un cuidadoso exámen físico, pero es necesario llevar a cabo otras técnicas diagnósticas auxiliares como  radiología, ecocardiografía, pericardiocentesis y evaluación del líquido pericárdico(3).

La historia clínica revelará signos como dolor torácico, disnea, tos, distensión abdominal, disfagia, anorexia, pérdida de peso, debilidad y síncope(1,3,7,10). No hay signos patognomónicos de derrame pericárdico, pero la presencia de los siguientes signos puede hacer sospechar de ésta patología: distensión venosa yugular con pulso (resultado de tamponada cardiaca), pulso paradójico, disminución del impulso precordial, sonidos cardiacos amortiguados, taquipnea, taquicardia, ascitis, hepatomegalia y pulso arterial débil(3,5,6,7,8). Diagnósticos diferenciales para la disminución del impulso precordial y los sonidos cardiacos amortiguados son derrame pleural, obesidad, masas intratorácicas y hernia diafragmática(3,10).          En radiografías, la silueta cardiaca aparece agrandada y de forma globosa, puede haber desplazamiento dorsal de la tráquea en casos de derrame pericárdico severo o de tumores en la base del corazón(1,3,4,5,6,7,10). También se ha mencionado un ensanchamiento de la vena cava caudal, pero éste hallazgo no es  específico de ésta patología(3). La eficacia para diagnosticar derrame pericárdico únicamente con radiografías se ha reportado entre 50 y 78%(3).En la electrocardiografía los hallazgos encontrados no son diagnósticos, solo se observan comúnmente complejos QRS de baja amplitud (3).La ecocardiografía, al ser una técnica no invasiva, rápida y segura, ha sobrepasado a las demás técnicas diagnósticas para derrame pericárdico, ofreciendo una seguridad diagnóstica del 90%(1,3,7). Se pueden detectar derrames pericárdicos de tan sólo 15-20 ml(7). El derrame se observa como un espacio libre de ecogenicidad entre el epicardio y la porción fibrosa del pericardio, pero puede confundirse con derrame pleural, agrandamiento del atrio izquierdo o dilatación del seno carotídeo(6,7). La ecocardiografía también sirve en un 40% para la detección de masas cardiacas(3).Otra técnica diagnóstica es la pericardiocentesis, en la cual se obtiene líquido (3). Se debe realizar bajo monitoreo electrocardiográfico constante por el peligro de desarrollar arritmias. Pueden haber falsos positivos al puncionar el atrio derecho. La distinción entre líquido de derrame y sangre, es mediante el conteo celular de la muestra obtenida con una muestra sanguínea periférica. Las complicaciones de la pericardiocentesis son el provocar hemopericardio, laceraciones del corazón o pulmones y la generación de arritmias (3,7). La muestra de líquido debe enviarse al laboratorio para realizar citología y descartar procesos neoplásicos(1,4,6,10), aunque no es completamente determinante; para realizar cultivos bacteriológicos en caso de sospechar causas infecciosas y para análisis citoquímico (3,4,6,7).

Diagnosticos Diferenciales De Derrame Pericardico Segun El Tipo De Liquido:

a) Sangre: Tumores de la base del corazón, otras neoplasias(metastásicas), ruptura del atrio izquierdo, trauma físico o iatrogénico por punción o cateterización cardiaca.

b) Trasudado: Insuf. cardiaca congestiva, hipoproteinemia, secundario a hernia peritoneo-pericárdica o diafragmática.

c)Exudado (pericarditis): Idiopática benigna (líquido serosanguinolento, sin coágulos y estéril); y pericarditis infecciosa (exudado seroso en Distemper y leptospirosis, o exudado sanguíneo en tuberculosis, o en pleuritis y coccidioidomicosis).

Tratamiento Del Derrame Pericardico

La terapia de los pacientes con enfermedad pericárdica se dirige a la reducción aguda de la presión intrapericárdica para disminuir los signos de tamponada cardiaca, siendo la medida terapéutica de elección el drenaje físico del espacio pericárdico mediante pericardiocentesis(1,3,6,7).

En cuanto al tratamiento médico del derrame pericárdico idiopático, la administración de esteroides (prednisona, 1 mg/kg/día durante 2-3 semanas y dosis reductiva) después de la pericardiocentesis tiene un efecto curativo(7).

Conclusiones

La enfermedad pericárdica es una alteración que debe ser considerada al presentarse pacientes con signología clínica de insuficiencia cardiaca. La ecocardiografía es el mejor método diagnóstico para esta patología.

Literatura Citada

1.- Berg, J.: Pericardial disease and cardiac neoplasia. Seminars in Veterinary Medicine and Surgery (Small Animal) 9: 185-191. 1994.

2.- Bouvy, B.M. and Bjorling, D.E.: Pericardial Effusion in Dogs and Cats. Part I. Normal pericardium and Causes and Pathophisiology of Pericardial Effusion. Compendium on Continuing Education 13: 3 (1991).

3.- Bouvy, B.M. and Bjorling, D.E.: Pericardial Effusion in Dogs and Cats. Part II. Diagnostic Approach and Treatment. Compendium on Continuing Education 13: 4 (1991).

4.- Holmberg, D.L.: Derrame pericárdico-taponamiento cardiaco. En: Toma de decisiones en cirugía de tejidos blandos en pequeños animales. Editores: Binnington, A.G. y Cockshutt, J.R. Interamericana McGraw-Hill, 1a De. México, 1988.

5.- Kirk, R.W. and Bistner, S.I.: Handbook of Veterinary Procedures and Emergency Treatment. W.B. Saunders Co. 4th Ed. U.S.A. 1985.

6.- Lombard, C.W.: Pericardial Disease. In: Manual of Small Animal Cardiology. Edited by: Tilley, L.P. and Owens, J.M. Churchill Livingstone 1st. Ed. U.S.A. 1985.

7.- Miller, M.W. y Fossum, T.W.: Enfermedad pericárdica. En: Terapéutica Veterinaria de Pequeños Animales. Editores: Kirk, R.W. y Bonagura, J.D. Interamericana McGraw-Hill. 1a. De, Madrid, 1994.

8.- Schertel, E.R.: The pericardium. In: Disease mechanisms in small animal surgery. Edited by: Bojrab, M.J. Lea and Febiger 2nd De. U.S.A. 1993.

9.- Tilley, L.P.; Smith, F.W.K. and Miller, M.S.: Cardiology Pocket Reference. AAHA 1st. De. U.S.A. 1990.

10.- Ware, W.A.: Cardiac Neoplasia. In: Kirk’s Current Veterinary Theraphy XII. Edited by: Bonagura, J. W.B. Saunders. Co. U.S.A. 1995.

 

Fuente: AMMVEPE

www.ammvepe.com

 

 

Este Web se ve mejor a 800 x 600 píxeles y se actualiza una vez a la semana.

 Si la información contenida en VET-UY incumpliere alguna Ley de Propiedad Intelectual, rogamos nos lo comunique  al e-mail: info@vet-uy.com  y será inmediatamente retirado, vea Términos y condiciones.

 

Visitantes desde el 1º de Marzo de 2004